03 EL EQUIPO: I. El equipo artístico. Elenco • Pautas y pistas en la creación de un cortometraje


El equipo artístico. Elenco.


El equipo para la realización de un cortometraje se divide básicamente en dos: el artístico (actores, figuración, especialistas…) y el técnico (dirección, producción, cámara, maquillaje…).
Pueden participar desde tres personas, a medio centenar… Siempre dependerá de la financiación o los recursos económicos de los que dispongamos. No es lo mismo un rodaje profesional, con subvención y personal experimentado, que una práctica de instituto realizada entre amigos y favores. Hoy día, gracias a las nuevas tecnologías, cualquiera que disponga de una cámara de vídeo y un programa de edición (desde final cut, imovie, premier…), puede realizar una historia corta en formato audiovisual, y presentarla a diferentes festivales. Dicen que se ha democratizado el sector, todos los cambios son fruto de una evolución natural, y ahora todo el que quiera realmente ser “cineasta”, tiene al menos una oportunidad —que antiguamente— no estaba al alcance de su mano, ni de su bolsillo.

¿Cómo se puede formar un equipo en una producción de presupuesto cero? Aquí la respuesta es sencilla y clara, tirando de amigos o conocidos, que colaboran por amor al arte o intereses varios. Por ejemplo, los actores necesitan material para realizar su vídeobook, y si la propuesta de guión les parece interesante, seguramente digan que sí a un trabajo no remunerado, también la química con el director y crear “equipo” artístico de cara a un futuro son todo alicientes para participar. Para contactar con actores podríamos hablar de tres vías posibles:
1.- Agencias de actores, representantes. Si no conocemos a la actriz/actor, es la opción más correcta. Puede que el proceso se alargue, ya que debemos contar con el criterio de terceras personas. En este caso, contactamos con el representante o agencia por teléfono y lo primero que nos van a pedir es el guión del cortometraje, más los datos curriculares de la productora, o director.
2.- Escuelas de interpretación. Esta opción es muy recomendable, sobre todo en producciones amateur. Los actores que están en período de formación necesitan material audiovisual para sus bobinas (reel, vídeobook), estarán agradecidos de formar parte de un rodaje —quizá sea la primera vez— e incluso podemos convocarles a un casting, una experiencia que acompañará la carrera de cualquier aspirante a actriz/actor, y cuanto antes se familiaricen con ella, mejor. Es una buena oportunidad para descubrir nuevos talentos, y mostrar su trabajo más allá de la escuela.
3.- Internet. La red está llena de foros, webs especializadas, y tablones de anuncios donde podemos anunciar nuestro casting. También es una herramienta perfecta para poder ver los trabajos de actores que no conocíamos; por ejemplo a través de portales como You Tube, o Vimeo, donde cuelgan sus bovinas. Los actores suelen tener perfiles en las redes sociales como Myspace, o Facebook.

En conclusión, podemos decir que el acceso para conseguir el elenco deseado es múltiple y variado; sin descartar las recomendaciones directas de conocidos, y la posibilidad de buscar actores aficionados dentro de nuestro entorno más cercano, amigos y familiares. Lo que sí se recomienda es hacer una prueba, un casting (si se graba mejor) teniendo en cuenta algunos factores:
¿Es realmente el perfil que más se ajusta a mi personaje? No debemos empeñarnos en querer ver a otra persona dentro de la misma; es decir, no siempre un actor nos dará el perfil del personaje que deseamos y esto puede llevar a confusión o bloqueos en el proceso de dirección. Quien tiene la responsabilidad final es el director, a fin de cuentas acaba eligiendo él, así que no tengamos miedo a repetir pruebas en caso de duda.
¿Hablamos el mismo “idioma”, el actor y yo? Es importante que entre el director y el actor, fluya una buena comunicación. Los actores aprenden métodos de trabajo muy diferentes, y el director rara vez tiene formación en interpretación; se produce una laguna en cuanto al lenguaje, y suele ocurrir que si no tienen experiencia, se complique la búsqueda de un resultado. Por ello, trabajar en la prueba con el actor para familiarizarse y profundizar en la relación, puede llevarnos un tiempo que no esperábamos; debemos ser pacientes, y entender que es parte del juego, y un anticipo de lo que serán los ensayos.
Prueba de cámara. La prueba de cámara es fundamental para entrar en detalles como son la mirada, la expresividad, sensualidad, frescura…los rasgos de personalidad que una actriz/actor puede darnos a través de la pantalla; si nos fijamos bien, al grabar las pruebas nos sorprenderán algunos resultados que no hemos podido apreciar fuera de cámara. Siempre que podamos, antes de tomar una decisión, deberíamos tener el material grabado y ser minuciosos en el visionado posterior.
• Facilitar la relajación del actor. Los actores trabajan mejor si están relajados, si podemos facilitarles el llegar a ese estado, nos lo agradecerán y sacaremos lo mejor de ellos, sin duda un buen trato, y no mostrar signos de prisa o impaciencia, ayudará a que la experiencia sea más agradable para todos. No olvidemos que ellos nos están prestando tiempo, y atención sin ni siquiera saber si luego serán los “elegidos”, no está de más mostrarnos comprensivos, y agradecidos en todo momento.

Propuesta didáctica: Hagamos un casting.

1.- Crear dos equipos A y B.
El equipo A:
-Redactará dos perfiles de protagonista: uno femenino, otro masculino.
-Escribirá "una separata" (texto seleccionado para el casting): un diálogo chica/chico (la escena más importante de un guión "imaginario")
El equipo B:
-Formará parejas chica/chico, y se aprenderán el diálogo.

2.- Con una cámara, grabar lo que sería un casting.
El equipo A: Directores de casting.
El equipo B: Actores que se presentan a la prueba.

3.-Visionado posterior en grupo analizando los resultados, y cuáles serían las opciones que más se acercan al perfil creado. ¿Por qué?

© Eva Pallarés 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada