02 EL GUIÓN: III. Los personajes dicen… • Pautas y pistas en la creación de un cortometraje


No se habla sólo con palabras. © Madrid 2008

Los personajes dicen...

Una vez, me preguntaron si lo que los actores decíamos estaba escrito, o era el propio actor el que se lo “inventaba”. Me quedé a cuadros… No fue la primera, ni la última vez que tuve que explicarle a alguien la figura del guionista, lo importante que es para nosotros, los actores, darle “vida” a esas frases escritas sobre papel. No es nada fácil escribir un diálogo con organicidad, y que además sea brillante. Vamos a detallar algunos puntos a tener en cuenta, a la hora de dialogar:

1.- Cada personaje debe tener personalidad propia a la hora de expresarse. Por supuesto, en toda obra audiovisual el trabajo de interpretación de los actores y la puesta en escena del director, serán de gran ayuda para este punto. Pero, no está de más que lo tengamos en cuenta a la hora de elegir cada palabra, las expresiones, y reacciones de los personajes, etc. Un personaje bien escrito, tiene voz propia, en la primera lectura debemos “ver” su personalidad. Para ello, nos servirá de guía la ficha biográfica que hemos escrito anteriormente, y su perfil psicológico. Así, evitaremos caer en un error bastante habitual: todos los personajes hablan igual, generalmente como el propio autor.

2.- No se habla sólo con palabras. Para no caer en el sobre exceso de información, debemos recordar que el lenguaje cinematográfico nos brinda la oportunidad de mostrar una mirada, un gesto, un silencio… a modo de réplica. No siempre debemos mostrar lo que diría el personaje, es mejor sugerir lo que podría llegar a decir, así atraparemos al espectador llamando su atención.

3.- El subtexto, es todo lo que pasa por debajo del texto. La acción interna del personaje en contraste con lo que dice, esconde todo un mundo de emociones e intencionalidad; puede servirnos también para elaborar estrategias, o para disimular un sentimiento. Por ejemplo; una simple conversación sobre el tiempo, en una escena de ruptura de una pareja, rota por el dolor.

4.- Los personajes deben reaccionar a lo escuchan. Parece una directriz para los actores, pero también debe tenerse en cuenta a la hora de escribir. No caer en el error de dar información para que “se entienda” la historia, saltándonos procesos lógicos y necesarios que hacen mucho más vivo el momento.

5.- Cuidado con las frases “imposibles”. Un ejercicio práctico es interpretarlas mientras uno escribe; verbaliza el texto, y si no te suena bien dicho por ti, lo mismo ocurrirá con los actores; puede que sea una de esas frases que no “pegan”, y suelen sobrar o ser sustituidas por una acción, una mirada, un gesto que ya exprese lo que queremos contar.

6.- Pulido final. Conviene revisar el guión, una vez finalizado, poniendo especial atención sobre el diálogo con la intención de pulirlo.

Propuesta didáctica
Por grupos, escribir diálogos en los siguientes contextos:

1.- Dos atracadores en un banco, hablando de fútbol.
2.- Una pareja rompe en un supermercado mientras hace la compra.
3.- Un interrogatorio donde el policía y el culpable son amigos de la infancia.

Trabajando el subtexto (la emoción por debajo del texto) y teniendo en cuenta las reacciones de los personajes.
Luego, representar la escena para comprobar si el diálogo funciona, y corregirlo si es necesario.

© Eva Pallarés 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada